martes, 21 de mayo de 2013

Domótica

Autor:
PhD. Guillermo Choque Aspiazu
http://www.eldiario.net/
Publicado en:
Noviembre 10 de 2008

Como es natural, todos los seres humanos aspiran a una mejor calidad de vida y parece lógico que esa aspiración se refleje en el entorno de residencia de las personas: el hogar, al que todos se esfuerzan en dotar de mayor confort y comodidad, esperando por lo tanto disfrutar de un ambiente protector para la familia. La “ciencia” encargada de esto es la domótica. Vital importancia tiene la palabra “integración”, todas las necesidades se deben satisfacer de forma global y en conjunto. En otro caso no puede hablarse de domótica, sino simplemente de la automatización de tal o cual actividad. El objetivo principal de la domótica radica en satisfacer todas las necesidades del hombre y su entorno. Se puede destacar en este campo la optimización de la energía, el aumento de la seguridad, ahorro de dinero y tiempo, así como también comunicarse, proteger el hogar, controlar a distancia los aparatos domésticos, en otras palabras, vivir mejor. La domótica no son “servicios” ni “productos” sino la integración y la implementación de los sistemas electrotécnicos en el hogar.


El término domótica proviene de la unión de las palabras domus, que significa “casa” en latín, y tica, palabra en griego que significa “'que funciona por sí sola”. Se entiende por domótica el conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda, aportando servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas, y cuyo control goza de cierta ubicuidad, desde dentro y fuera del hogar. Se podría definir como la integración de la tecnología en el diseño inteligente de un recinto.

La historia de la domótica comienza con los habitantes de las viviendas, ya que el término domótica es aún desconocido por una gran cantidad de personas. Sin embargo es la consecución natural de un conjunto bastante amplio de avances producidos en las dos últimas décadas. Desde entonces el hogar digital continua mudando su centro de gravedad desde las primeras máquinas electrónicas hacia la computadora en un proceso de consolidación y diversificación que conduce a por lo menos dos fenómenos contradictorios, como son el auge desmedido de cables por fuera de las paredes de las viviendas: contestadores telefónicos primero, múltiples aparatos telefónicos luego, cables y centrales de alarma, y mas tarde el videocable o los teatros domiciliarios como principales ejemplos, y por el otro lado la proliferación de mandos a distancia para hacer “mas fácil” la vida del ser humano. Además, la computadora desde hace algunos años y en una tendencia cada vez mas acentuada “compite” con otros aparatos electrónicos por el control de las funciones de seguridad y entretenimiento.

Resulta imposible precisar una fecha concreta para el nacimiento de la domótica, ya que no se trata de un hecho puntual, sino de todo un proceso evolutivo que comenzó con las redes de control de los edificios inteligentes y se ha ido adaptando a las necesidades propias de la vivienda. Habría que citar la historia completa de la evolución de la computación y la electrónica, ya que la domótica está estrechamente vinculada con el desarrollo de las nuevas tecnologías y se refiere a la adaptación de éstas a las necesidades de los seres humanos. En todo caso, si debe destacarse una fecha importante en la historia de la domótica, esta sería el año 1978 con la salida al mercado del sistema X-10. El sistema X10 es el “lenguaje” de comunicación que utilizan los productos compatibles X10 para comunicarse entre ellos y que le permiten controlar las luces y los electrodomésticos de un hogar, aprovechando para ello la instalación eléctrica existente, y evitando tener que instalar cables. Cada aparato tiene una dirección a la que responde o envía, existiendo un total de 256 direcciones. Todos los productos X10 son compatibles entre si por lo que se pueden combinar para formar el sistema más adecuado a las preferencias del usuario. Posteriormente se implantan sistemas de control de las instalaciones. En un principio, a comienzos de los años 1980, sólo se hacían cosas básicas como la gestión integral de calefacción y aire acondicionado, que hasta entonces se hacía de forma aislada.

La domótica es una serie de sistemas tecnológicos que aportan diferentes servicios al hogar, estos servicios pueden ser de seguridad, bienestar, comunicación, de gestión energética. etc. La domótica está integrada por redes de comunicación tanto interiores como exteriores ya sea de forma inalámbrica o alambrica. Esta no solo va dirigida a las viviendas, sino también a los comercios, edificios, granjas. etc. La domótica se ha implantado desde hace décadas, pero, desde que se creo el Internet ha tomado un giro controversial, los modelos tecnológicos relacionados a este han progresado y forman parte del futuro de la domótica. Las tecnologías inalámbricas y las redes de Internet, creen haberse constituido, como las tecnologías del entorno digital que evolucionarán, y sobre las cuales la domótica debería mantenerse para aumentar el uso de las tecnologías en los hogares. Se debe tener en cuenta algunos elementos para instalar un sistema domótico como: (1) El incremento en el confort. (2) Climatización del control de luces, ventanas, cortinas, persianas y enchufes. (3) Uso de energía renovable como la energía solar, la geotérmica y la eólica

En domótica el estándar es una especificación que normaliza la ejecución de ciertos procesos o la elaboración de dispositivos para garantizar la interoperabilidad. Los estándares pueden ser: (1) EIB o EIBus, el Bus de Instalación Europeo. Es un conjunto de conductores eléctricos en forma de pistas metálicas impresas sobre la placa base de la computadora. (2) X10. Es un conjunto de reglas de comunicación para el control remoto de dispositivos eléctricos. (3) ZigBee. Conjunto de comunicaciones inalámbrico similar al bluetooth. (4) UPnP, Universal Plug and Play. Es una arquitectura de software abierto y distribuido, independiente del fabricante, del sistema operativo, del lenguaje de programación, etc.

Desde el punto de vista de donde reside la inteligencia del sistema domótico, existen varias arquitecturas diferentes: (1) Arquitectura centralizada. Un controlador centralizado recibe información de múltiples sensores y, una vez procesada, genera las órdenes oportunas para los efectores. (2) Arquitectura distribuida. Toda la inteligencia del sistema está distribuida por todos los módulos sean sensores o efectores. Suele ser típico de los sistemas de cableado en bus, o redes inalámbricas. (3) Arquitectura mixta. Se refiere a sistemas con arquitectura descentralizada en cuanto a que disponen de varios pequeños dispositivos capaces de adquirir y procesar la información de múltiples sensores y transmitirlos al resto de dispositivos distribuidos por la vivienda, es decir, aquellos sistemas basados en Zigbee y totalmente inalámbricos.

Los ámbitos donde se encuentra la domótica son: (1) En el ámbito del ahorro energético. Las funciones que se pueden enumerar son la programación y zonificación del clima en el hogar, la gestión del consumo eléctrico, o con el uso de energías renovables, en sistemas mixtos. (2) En el ámbito del nivel de confort. Se usa para sistemas de iluminación, para el control general de todas o algunas luces de la vivienda, la regulación de la iluminación según el nivel de luminosidad ambiente, y sobre todo facilitando el manejo, e integrando este sistema con el resto de las funciones del hogar. Además se puede controlar el portero visor, comandarlo vía Internet, etc. (3) En el ámbito de la protección patrimonial. Se puede usar para simulación de presencia, detección muy temprana de incendios, fugas de gas, escapes de agua, etc. También para monitoreo remoto del hogar o de instituciones vía cámaras con protocolo Internet. Esta pequeña lista no cierra un sinnúmero de otros usos que esta disciplina puede brindar, y que se resumen en una mejor integración y más control sobre los recursos energéticos de la vivienda, sobre el confort y seguridad de la misma.

Los sistemas domóticos son integradores de servicios en: (1) Iluminación. Encendido y apagado automático de luces. (2) Seguridad. Alarmas de incendio y antirrobo. (3) Climatización. Encendido y apagado automático de calefacción y estufas. (4) Cámaras. Sirven de vigilancia para seguridad del hogar y pueden activarse con la detección de calor corporal. (5) Control de Acceso. Portones, puertas, ventanas, etc. (6) Entretenimiento. Televisores, computadoras, videojuegos, etc. (7) Electrodomésticos. Programación para activar microondas, lavadoras, secadoras, etc. (8) Persianas y motores. (9) Riego. Activación automática del riego a una hora predeterminada por usuario. (10) Cualquier dispositivo adaptado mediante una interfaz.

Para conocer más acerca del Doctor Choque y sus publicaciones, haz clic en el siguiente vínculo: